Solá promovió que el tratamiento de coronavirus sea un derecho humano universal

27/06/2020 | Política |

El canciller lo manifestó en una conferencia de la Alianza para el Multilateralismo, organizada por sus pares de Alemania, Heiko Maas, y de Francia, Jean-Yves LeDrian.

El canciller Felipe Solá promovió hoy que el tratamiento contra el coronavirus sea considerado como "un derecho humano universal", en una conferencia de la Alianza para el Multilateralismo, organizada por sus pares de Alemania, Heiko Maas, y de Francia, Jean-Yves LeDrian.

"La pandemia de Covid-19 es el centro de las conductas que asumen los Estados", afirmó el canciller argentino y manifestó: "O es un derecho humano universal o es un bien de mercado".

Solá dijo: "Creemos que el trato individual tiene que ser el mismo para todas las personas que lo requieran en el planeta".

En la videoconferencia, en la que intercambiaron ideas sobre la necesidad de fortalecer la estructura sanitaria multilateral en el contexto de la pandemia de coronavirus, el canciller estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, Pablo Tettamanti, y el jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves.

"Las secuelas que han dejado las políticas neoliberales de ajuste al gasto público en salud y otros sectores clave para el desarrollo se hacen mucho más visibles, sobre todo en América Latina", advirtió Solá según un comunicado de la Cancillería.

En ese sentido, recordó que la región "según la propia Organización Mundial de la Salud, se ha transformado en el epicentro de la pandemia".

"En la Argentina, nuestro objetivo fue y continúa siendo la contención del contagio, el fortalecimiento de la infraestructura sanitaria y asistencial para cuando se den los picos máximos del Covid-19 y la atención de los enfermos en estado crítico con recursos suficientes", destacó el ministro.

Asimismo, resaltó que el presidente Alberto Fernández "tiene un gabinete de crisis, donde participan los mejores especialistas en infectología y en epimediología" y dijo que "sobre la base de nuestro propio desarrollo científico y tecnológico, impulsamos el diseño de producción de kits de testeo rápido desde nuestras universidades públicas".

"Argentina comparte con los países miembros de la Alianza para el Multilateralismo la preocupación por la creciente difusión de información falsa o engañosa, creada deliberadamente con el objetivo de influir y confundir a la opinión pública", expresó Solá.

El canciller afirmó que "las iniciativas tendientes a luchar contra esta amenaza no pueden ser simples ni definitivas visto el ritmo del desarrollo tecnológico", por lo que advirtió que "debemos meditar con cuidado los compromisos que vamos a asumir".

"La OMS ha prestado un servicio crucial como agencia normativa e informativa para todos nuestros países", expresó y sostuvo que "necesitamos dar un salto cualitativo en la acción multilateral, para movilizar recursos humanos, financieros y de conocimiento a fin de mejorar las capacidades en países en desarrollo".

En otra parte de su intervención, expresó que "la cooperación sanitaria regional es fundamental. Restaurar algunos de los mecanismos políticos y técnicos del proceso de integración sanitaria latinoamericana es clave, en el abordaje de pandemias como la actual, pero también en otras patologías como el dengue, el sarampión y el Chagas".

"Como argentino, me es imposible eludir una referencia a nuestro primer ministro de Salud, Ramón Carrillo", expresó el canciller y recordó "él fue quien dijo, en los mismos años que se constituía la ONU, que 'frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, los virus, como causas de enfermedad, son unas pobres causas' ".

La Cancillería informó que en la videoconferencia también participaron el director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus y los cancilleres de Senegal, Togo, Chile, Costa Rica, Ecuador, Paraguay, Austria, Bulgaria, Luxemburgo, Macedonia del Norte, Malta, Canadá, Países Bajos, Noruega, Chequia, Italia y Marruecos entre otros.


¿Está de acuerdo con un impuesto a las grandes fortunas para financiar el gasto que demande la atención por la pandemia?