129 aniversario de la Unión Cívica Radical: “De la intransigencia al desafío de reforma partidaria”

26/06/2020 | Política |

El 26 de junio de 1891 nacía en la República Argentina la Unión Cívica Radical, donde un grupo de jóvenes revolucionarios impulsados con la fuerza de la clase obrera levantaron las banderas de la igualdad, la justicia, la República y los desposeídos, encabezados por Leandro N. Alem, luego de que se supiera del acuerdo entre Mitre y el Partido Autonomista Nacional (PAN).

Fue allí donde nace la Unión Cívica Antiacuerdista, que luego pasará a llamarse Unión Cívica Radical, como actualmente la conocemos, teniendo a Leandro Alem como líder, quien llevara la premisa de la intransigencia, que años más tarde le costaría la amistad y afectó de su círculo íntimo, ya que era para él inconcebible entablar acuerdos políticos y la intransigencia fue su principio supremo de acción política. Años más tarde, y lejos de la idea de su tío, Hipólito Irigoyen llega a la presidencia por primera vez a través del voto secreto, obligatorio y universal por medio de un acuerdo con Sáenz Peña.

Desde su nacimiento, hasta el día de la fecha, la Unión Cívica Radical experimentó la creación de diversas líneas internas que entre ellas han desatado feroces luchas, pero tal vez la lucha más grande sea la de lograr romper las barreras de la intransigencia sin perder la esencia del radicalismo, hacia la conformación de un partido moderno e inclusivo donde todas las voces puedan ser expresadas y escuchadas, llevando un mensaje claro y conciso a la sociedad, que se condiga con hechos y acciones que pregonen.

Tal labor en el ámbito nacional deberá orientarse a radicalizar a las alianzas electorales sin que se pierda la esencia que dio nacimiento a la Unión Cívica Radical. En el ámbito provincial, será una labor que no solo será romper la barrera de la intransigencia sino que además, deberá darse la tarea de modernizar la estructura partidaria, como en 1891 con el impulso de jóvenes revolucionarios y las clases populares, y para lograr tal fin deberemos abrir la puerta del partido desde adentro y sin echar sal sobre viejas heridas, ofrecer nuestro tiempo y dar participación a todos aquellos que quieran transformar la política y la provincia del Chaco por medio de un proyecto superador.

A 129 años de la fundación del centenario partido seguimos los jóvenes encarnando la tarea de nuestros próceres con fuerte compromiso popular y los pies en los barrios, entablando un acuerdo social y, aunque muchas veces cuesta arriba, marchamos llevando con gran convicción la lucha popular. No dejemos que la resignación nos gane, que la desesperanza nos agote y aunque sintamos que no vamos a cambiar la historia, en él cálido abrazo de los desposeídos vamos a encontrar fuerzas para seguir luchando, por qué no es fácil ser radical pero sí que vale la pena serlo. Un gran abrazo a todos los correligionarios y ¡Adelante los que quedan!

 

Por Carlos Aguirre. Presidente Juventud Radical Capital.

 


¿Está de acuerdo con un impuesto a las grandes fortunas para financiar el gasto que demande la atención por la pandemia?