Alberto Fernández habló con el presidente de Francia

09/11/2019 | Política |

En la cumbre del Grupo de Puebla, el mandatario electo dio detalles de su charla con Emmanuel Macron. Viajaría a París antes del 10 de diciembre.

Alberto Fernández inauguró este sábado el segundo encuentro internacional del Grupo de Puebla, que se desarrolla en Buenos Aires bajo el lema "el cambio es el progresismo". Se trata de la primera cumbre que encabeza el presidente electo y de la que participan exmandatarios y líderes latinoaméricanos.

Fernández celebró una vez más la liberación del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que pudo salir de la cárcel luego de que la Corte Suprema determinara que una condena a prisión no puede ejecutarse antes de agotarse todos los recursos legales.

 “Nunca debemos dejar de estar al lado de quien padece una injusticia”, señaló. En este sentido, se sumó a las críticas de Lula sobre el sistema judicial en la región y citó el caso del vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas: "Está preso injustamente". "Vamos a levantar la voz (...) Volveremos a poner de pie a América Latina”, destacó.

Al respecto, el presidente electo señaló que tuvo una conversación de más de una hora con el mandatario francés, Emmanuel Macron. "Fue una charla espléndida. Hablamos de los problemas del continente", dijo y reveló: “Le dije que con Lula libre soplan otros vientos en Brasil”.

Fernández también habló de la situación en Chile. "Quiero mucho al pueblo chileno. Quisiera que el presidente Sebastián Piñera haga un esfuerzo mayor porque es la forma de alcanzar la paz".

Por último, expuso sus expectativas sobre el encuentro. "El Grupo de Puebla va a ser la voz que se levante ante el mundo para contar lo que sucede en América Latina, y no sólo eso, de aquí saldrán los dirigentes que pongan de pie la región como lo soñaron nuestros próceres.", concluyó.

Los participantes de la cumbre

El evento cuenta con siete sesiones de trabajo, que tendrá distintos ejes. En la cumbre participan dirigentes de talla, como la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff; de Paraguay, Fernando Lugo; de Colombia, Ernesto Samper, y de República Dominicana, Leonel Fernández.

La cumbre tiene lugar en un momento delicado de la región. En Chile, las protestas en contra del presidente Sebastián Piñera recrudecieron en las últimas jornadas, con nuevos choques entre los manifestantes y los carabineros, además de la situación que atraviesa Bolivia, donde no cesan los enfrentamientos tras las denuncias de fraude en las elecciones que ganó Evo Morales.

A su vez, las deliberaciones están marcadas por la liberación en Brasil del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, luego de que la Justicia de ese país cambiara la jurisprudencia sobre las condiciones de detención.

Dilma Rousseff: “Celebramos la victoria de Alberto Fernández y Cristina Kirchner”

Entre las primeras en tomar la palabra estuvo Rousseff, que fue destituida de su cargo como presidenta en 2016 por el Senado de Brasil. La exmandataria celebró el encuentro y alertó sobre "el aumento de la desigualdad" en la región por "políticas que destruyen las clases medias".

 

En ese sentido, defendió la institucionalidad y la democracia como "el camino para transformar la sociedad". "Nosotros defendemos otro tipo de desarrollo, que sea sustentable, que respetase el ambiente. Propones una integración regional hiciera que América Latina se mirara así misma", apuntó.

El objetivo del encuentro

"El propósito de la reunión en Buenos Aires es seguir construyendo, entre todos, una agenda progresista que nos identifique y reúna", explicó recientemente Samper, expresidente de Colombia y exsecretario general de la Unasur, durante una entrevista que el propio Grupo de Puebla difundió a través de sus redes sociales.

Fernández, que ayer fue el invitado especial en el plenario de la CGT, tendrá su participación como anfitrión en la reunión que se desarrollará desde las 9 en el Hotel Emperador, ubicado en la avenida Del Libertador 420, en el barrio porteño de Retiro.

 “El Grupo de Puebla es un grupo que yo mismo impulsé mucho antes de ser candidato, y que empezamos a trabajar con Marco Enríquez Ominami desde Chile”, dijo Fernández en declaraciones que realizó en su paso por México.

“En el Grupo de Puebla no estamos hablando de generar una referencia ideológica que se enfrente a nadie, simplemente es un conjunto de dirigentes de toda América Latina, respetuosos de las instituciones y de la democracia”, aclaró el mandatario electo.

Fernández remarcó que lo que plantea el grupo "son alternativas a lo que ha imperado en los últimos años, por ejemplo, en Argentina, y es la búsqueda de volver a reencontrar un sistema político que devuelva la equidad perdida, el equilibrio y la igualdad social en América Latina, de eso hablamos”.

La primera reunión de este nuevo foro internacional tuvo lugar del 12 a 14 de julio de este año en la ciudad mexicana que le da su nombre: Puebla, donde 30 líderes de 12 países coincidieron en unir fuerzas y propuestas para consolidar un nuevo eje para "producir consensos regionales y articular políticamente al progresismo".


Lo que pasó en Bolivia