Se separa Marcelo Gallardo y de su esposa luego de casi 30 años juntos

22/08/2019 | Espectáculos |

Principios de los 90. Para los puristas, todavía existía el romanticismo que las redes sociales vinieron a poner en jaque (en un par de jugadas más, será mate). Y en una escuela de Merlo, en el Gran Buenos Aires, una compañera le cuenta a la otra -su gran amiga- que un vecino suyo gusta de ella. Y que se lo quería presentar. Pero a Geraldine La Rosa le ganó la timidez: aquel encuentro inaugural con Marcelo Gallardo resultó un fracaso. Fueron dos chicos de 14 años enredándose en palabras, ruborizados, avergonzados.

Comenzó entonces un intercambio epistolar (las viejas épocas…). Y así, luego de varias cartas escritas de puño y letra de un lado y del otro, consiguió florecer aquel amor adolescente que maduró con los años. Que se consolidó cuando él debutó en la Primera de River, disfrutó luego de una prolongada estadía en Francia (cuando el 10 era jugador del Mónaco), una más breve en Uruguay (cuando el Muñeco se retiró en Nacional y luego se puso el buzo de DT) y, tiempo después, se asentó otra vez en Argentina.

En todo ese lapso, Geraldine y Marcelo fueron padres en tres ocasiones: Nahuel(hoy, de 21 años, ya parte del plantel millonario que dirige su papá, el más exitoso en la historia del club), Matías (15) y Santino (12). Y ella desarrolló su propio camino profesional como diseñadora. Alguna vez contó que el hecho de que su marido pasara tanto tiempo fuera de casa (entre los días de concentración previa a los partidos y los continuos viajes con sus clubes o la Selección argentina) la hicieron "una mujer muy independiente".


¿A quién votarías para presidente?