Cornejo quiere a un radical de Presidente

“Si pudiera elegir, votaría a un radical antes que a Macri”

10/02/2019 | Política |

El titular de la UCR dice que la posibilidad de que vuelva el kirchnerismo “está latente” y reclama más espacios en el armado electoral oficialista: “Menos PRO y más Cambiemos”.

Alfredo Cornejo se cortó solo. Luego del pedido del presidente Mauricio Macri a los gobernadores de Cambiemos para que unificaran la elección provincial con la nacional en octubre, el mandatario mendocino anunció el martes que su provincia adelantará los comicios. Y no solo eso. El titular del comité nacional de la UCR dice que en el Gobierno estudian una fórmula presidencial “100% PRO” y reclama que su partido esté representado por un candidato. Dice que la gestión del Presidente “está aprobada, pero con un 6”, aunque evalúa: “No sé cuánta paciencia tiene el ciudadano medio de esperar resultados en materia económica”. En una charla con PERFIL en el despacho de la Gobernación de la capital mendocina, Cornejo espera que el espejo de Venezuela sea “disuasivo para quienes estén disconformes con la falta de soluciones económicas de Cambiemos” y admite que si no perteneciera a la política “votaría a un radical” antes que a Macri.

—¿Cómo impacta la crisis en Mendoza y cuál es la evaluación luego de tres años al frente de la gobernación?

—Estoy satisfecho con lo que pudimos lograr teniendo en cuenta el contexto económico que atraviesa el país. Recibimos una provincia con un fuerte déficit estructural y hoy, en plena caída de la economía a nivel nacional, pudimos sostener los niveles de empleo. Lo que debe quedar claro es que las herramientas en materia económica no son competencia provincial, sino responsabilidad absoluta de la Nación.

—En su provincia no hay reelección, ¿le interesaría ser el candidato a vicepresidente de Macri?

—La mayoría de los gobernadores, una vez que concluyen su mandato, terminan encabezando la lista de diputados, aunque no es un cargo que me atraiga. Lo que sí está claro es que yo no voy a ser vicepresidente: queda descartada completamente mi candidatura a la vicepresidencia.

—¿Qué rol debería ocupar la UCR si hay un segundo mandato de Cambiemos?

—El radicalismo tiene que tener un lugar más preponderante. Debemos mostrarnos mucho más plurales, menos PRO y más Cambiemos. El próximo gobierno va a tener desafíos que van a requerir un sólido poder político, mayor solvencia para lograr cambios estructurales.

—Si usted no fuese parte de la política, ¿votaría a Macri?

—Los argentinos optamos, no elegimos. Si fuera por elección, votaría a un radical antes que a Macri. Pero las opciones se van planteando según la viabilidad de cada candidatura.

—¿Es el mejor candidato de Cambiemos para 2019?

—El es el candidato más fácil de explicar. Algunos sectores del radicalismo han planteado la posibilidad de presentar un candidato propio para ir a una interna, pero aún no ha aparecido nadie con la fuerza para ser candidato.

—Macri es el más fácil de explicar, ¿también es el más competitivo?

—Es el que explica la continuidad. La elección va a depender mucho de la política económica y durante su gestión la economía no ha mejorado. Enfrentar un proceso electoral con esta situación no es una tarea fácil. Sería bueno que hubiese primarias, aunque probablemente esa interna generaría más ruido en la economía. No sería la mejor estrategia frente a la oposición.

—¿Quién debería completar la fórmula presidencial?

—La intención que tienen es una fórmula 100% PRO. No es sano: Argentina es un país federal y hoy la fórmula, además, es exclusiva de la Ciudad de Buenos Aires. Por ello, no estaría mal tener un vicepresidente del interior y que perteneciera a las otras fuerzas.

—¿Patricia Bullrich o Carolina Stanley serían buenas candidatas para la vicepresidencia?

—Esos nombres son del laboratorio de encuestas, que siempre favorecen a los distritos más grandes. El punto es saber qué queremos representar: a un distrito tan fuerte como la Ciudad de Buenos Aires o al país federal. No hay que mirar todo desde las encuestas.

—Ante un contexto económico poco alentador para 2019, ¿tiene chances de volver el kirchnerismo?

—La posibilidad de que vuelva el kirchnerismo está latente porque no sé cuánta paciencia tiene el ciudadano medio para esperar resultados en materia económica. El pueblo argentino no quiere retroceder y ser Venezuela. Espero que eso sea disuasivo para quienes estén disconformes con la falta de soluciones económicas de Cambiemos.

—¿Cree usted que la clase media los va a volver a acompañar en octubre?

—La clase media ha sido el sector más castigado por las reformas económicas de Macri, los que han pagado el ajuste que se ha hecho. Pero buena parte de esa clase media, la que fue nuestra base electoral, comprende lo que significaría un retroceso. Espero que nos tenga más paciencia y que la esperanza por ese horizonte de crecimiento sea superior a la bronca por la situación económica actual.

—¿Cuáles considera que fueron los aspectos positivos y negativos de la presidencia de Macri?

—Lo que más rescato es que no hay complicidad con el narcotráfico, la política exterior que nos ha conectado nuevamente con el mundo y, en lo institucional, haber cuidado tanto la República y la división de poderes. Sin lugar a dudas, la mayor cuenta pendiente es la economía. Luego, controlar la inflación y llevarla a números razonables. Y, por último, la estrategia de comunicación esperanzadora de la campaña hoy la estamos pagando cara.


¿Qué opinión tenés de las medidas que lanzó al Gobierno para contener los precios?