PANORAMA SEMANAL: el bochorno de la Justicia penal de la provincia

25/11/2018 | Editorial |

La juez de Garantías Nº 1, María de las Mercedes Pereyra intentó tirarle una soga al intendente de Castelli, Oscar Alberto Nievas, tras la sorpresiva resolución de la Cámara Federal de Apelaciones que anuló la consulta al Concejo Municipal de Castelli para poder detener al jefe comunal.

Si la intención de Nievas de evitar la cárcel se mantiene tendrá que presentarse a estar a derecho ante la juez Zunilda Niremperger. Las jugadas políticas terminaron otorgándole tiempo, aunque la discusión terminó por dejar firme la resolución de la Justicia Federal. No tiene más remedio que ir preso.

El alcance del hábeas corpus que firmó entre gallos y medianoche la juez Pereyra evidentemente no tiene el impacto que el intendente Nievas descontaba. Eso explica que hasta ahora no aparezca y que su paradero sea desconocido. Las dudas que tuvo la Gendarmería Nacional cuando se notificaron del hábeas corpus se disiparon de inmediato. “Tienen una orden y la tienen que cumplir” le dijo Niremperger a los gendarmes.

Al momento de pedir su detención el temor de la Justicia Federal era que el intendente de Castelli pueda entorpecer la investigación. Cuántos más días permanezca escondido o sin entregarse, dejaría también en evidencia que tiene el dinero y los medios para esquivar la acción de la Justicia. Su propia obstinación y la “ayuda” que recibe están jugándole en contra.

Mucho más estruendoso fue el silencio de los intendentes que se nuclean en derredor de Domingo Peppo. Desde el acto de Villa Ángela, que venían denunciando una supuesta persecución y hasta se habían animado a pedirle la renuncia a los funcionarios provinciales que representan al espacio de Gustavo Martínez. Algunos sienten que pueden ser los próximos.

El propio Peppo que había pedido “justicia también para los traidores” también se mantuvo en silencio. Le recomendaron que exhorte a Nievas a entregarse. Por ahora lo único que salió de la Casa de Gobierno fue la estrategia del hábeas corpus.

La situación sería más delicada si se confirma que salió del Ministerio de Gobierno. El hermano del intendente buscado por la Gendarmería, Martín Nievas, representa al Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura que también tiene que enjuiciar a los jueces,

En la madrugada del sábado, conocida la resolución de la juez Pereyra el fiscal federal Patricio Sabadini, adelantó que iba a pedir el Jury para ella. Es posible imaginarse que el ministro Martín Nievas debería inhibirse. Lo recomendable sería que definitivamente renuncie a ocupar esa representación del Ejecutivo. En la investigación del Lavado III que alcanza al intendente detectaron propiedades compradas en condominio con el ministro. La investigación también busca saber el origen de los fondos con que está compuesto el patrimonio del jefe comunal.

Nievas pidió licencia como intendente por más de tres meses. Pio Sander, concejal, quedó a cargo, pero hay formas de manejar el municipio. La sucesión de protestas de movimientos sociales se concentraba siempre en reclamos al gobierno provincial. La cuestión apunta ahora al municipio. Castelli puede volverse ingobernable.

La jugada que buscó garantizar la libertad Nievas con intervención de la justicia penal de la provincia va camino a provocar un conflicto de poderes que tendría que resolverlo la Corte Suprema. En ese caso el bochorno se completaría. No es comprensible que el Superior Tribunal haya decidido mantenerse callado sin ejercer su poder de superintendencia a fin de no acumular más descrédito.

Los jueces provinciales tienen demandas para percibir los mismos salarios que reciben sus pares federales. Aseguran que desempeñan la misma tarea. Sin embargo, la Justicia penal chaqueña nunca investigó hechos de corrupción hasta que la Federal destacó los casos Lavado I, II y III.

El este habeas corpus se llevó la cuestión un paso más allá. De no hacer nada a ir contra la corriente en las causas federales que investigan corrupción.


¿Cómo pensas que será el 2022?