PANORAMA SEMANAL: el actual debate docente chaqueño

ChacoHoy - 14/02/2021

 

Los docentes de la provincia plantaron bandera ante el Gobierno de la provincia que quiere instalar en el Chaco el debate actual es presencialidad por sobre virtualidad. Pero en términos más realistas, más provinciales hay cuestiones que tienen que resolverse primero para después avanzar en la cuestión del inicio de clases.

Obvio ese tema es la cuestión salarial que nunca fue resuelta en la provincia y eso que a duras penas los gremios le arrancaron al Gobierno en el último año de la gestión de Domingo Peppo y el primero de Jorge Capitanich la incumplida cláusula gatillo.

Pero aún con eso más el durísimo ajuste sobre el sector público que aplicó el gobierno provincial en la gestión anterior y en lo que va de la actual, el gremio docente tiene a la mayoría de sus afiliados bastante por bajo de la línea de la pobreza.

Ese es “el” elemento que los gremios quieren discutir antes de ver en qué condiciones van a comenzar las clases en la provincia del Chaco. Más allá de promesas incumplidas por el Ejecutivo respecto de los haberes de los empleados públicos, como viene denunciando UPCP, la provincia todavía no habilitó la discusión paritaria. No hay ni siquiera rumores de la oferta que podría hacer. Para colmo de males el impacto de la inflación es más duro en la provincia del Chaco que en el promedio nacional, justo aquí, donde los trabajadores tienen los ingresos más bajos del contexto nacional.

Añádase a eso que, por ejemplo, la semana que viene ya tienen que comenzar las clases en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pero todavía no se ha convocado a la paritaria nacional para fijar el inicial testigo que debería regir en todo el país.

Tal vez para los docentes porteños la cuestión no sea de tanta urgencia como para los del interior provincial, lo sufrió en carne propia el ministro Nicolás Trotta en Chubut, a donde fue a hablar de presencialidad y le hicieron una manifestación por haberes impagos.

En el Chaco no hay deudas, por lo menos con los gremios de escuelas públicas, respecto a los pagos mensuales, pero todavía se adeuda la compensación del último tramo de la cláusula gatillo del mes final del año 2020.

Todo, en un contexto además en donde la tarea docente cobrará vitan importancia para organizar el funcionamiento de un sistema mixto. Algunos alumnos tendrán que concurrir a la escuela y otros dar clases de manera virtual.

Tal es la importancia del maestro que toda la planificación sobre el desarrollo del ciclo lectivo depende de ellos y no de las estructuras administrativas del Ministerio de Educación que no pueden, porque no quieren o porque no saben, definir cómo será el desarrollo de las actividades en el terreno.

Serán los maestros los que darán clases presenciales para los alumnos que concurran, pero a la vez tendrán que diseñar un sistema para los compañeros de esos niños que van a estar en la casa haciéndolo de manera virtual. Será un mix que el maestro va a tener que ver cómo llevar adelante. La mayor carga de trabajo que esa circunstancia importa transforma todavía en más paupérrimos los salarios docentes.

Para ello es de suma importancia además establecer un cronograma de vacunación de docentes, que quieren recibir la vacuna. Algo se definió en la reunión del Consejo Federal de Educación. Efectivamente, lo resuelto es en un primer grupo personal de dirección y gestión, el de supervisión e inspección, los docentes frente a alumnos y alumnas de nivel Inicial (incluye ciclo maternal), los de primer ciclo del nivel primario, (1°, 2° y 3° grado) y los de educación especial.

En el segundo grupo figura el personal de apoyo a la enseñanza, todo otro personal sin designación docente pero que trabaja en establecimientos educativos de la educación obligatoria en distintas áreas y servicios (maestranza, administración, servicios técnicos, servicios generales, y equivalentes).

En el tercero estarán los docentes frente a alumnos y alumnas de nivel primario, del segundo ciclo de 4° a 6°/7° grados.

El cuarto grupo estará conformado por los docentes frente a alumnos y alumnas de nivel secundario, de educación permanente para jóvenes y adultos en todos sus niveles e instructores de formación profesional.

Finalmente en el último grupo estarán los docentes y no docentes de institutos de educación superior y universidades.

Sin embargo, de acuerdo a la cuantificación de dosis de vacunas que recibe la Argentina y particularmente el Chaco parece imposible saber cuándo comenzarán a vacunar, y claro es predecible que esto no será antes del primero de marzo.

Otros sectores de la administración pública que están prestando servicios o que tienen gente con factores de riesgo que están haciendo teletrabajo están demandando también la vacuna, por caso el Poder Judicial. Ocurrió en el Chaco, pero el episodio más insólito se dio en la ciudad de Buenos Aires, donde una juez Federal condicionó el desarrollo del calendario electoral a que los trabajadores de la Justicia están inmunizados.

El retorno a clases hace prever una fuerte movilidad en el territorio provincial, y especialmente en la ciudad de Resistencia. El crecimiento de casos, que algunos sectores consideraron la segunda ola en la provincia, fue vinculado justamente a las movilizaciones estacionales u ocasionales, las fiestas de fin de año, el velorio de Diego Maradona, las concentraciones en lugares turísticos. Finalizado eso, los casos descendieron.

Ahora se espera otra vez un crecimiento de la movilidad por el arranque de las clases. Ya se habilitó el transporte público, que desde marzo del año pasado venía o inhabilitado o trabajando con frecuencias reducidas.

Es obvio que en medio de la pandemia todo es nuevo y está todo por probarse, pero no por ello puede avanzarse en el marco de improvisaciones que pueden tener un altísimo costo y, en el caso de los maestros, a costa de una paga de hambre.