PANORAMA SEMANAL: Montos en negro, la salida del Gobierno para atender la demanda sindical

ChacoHoy - 13/09/2020

 

Los números de la pandemia no favorecen para nada la gestión de salud de la provincia. En la noche del sábado cuando el Ministerio de Salud de la Nación dio a conocer los datos oficiales, las cifras del Chaco mostraban un decrecimiento menor que el exhibe la Argentina. Para ser más realistas, la merma estadística es ya conocida por la caída los fines de semana a causa de un subregistro.

La provincia del Chaco se encuentra con cifras que están bastante por arriba de los 100 casos diarios. Aun así, por la disponibilidad de camas, es posible que empiecen de arribar al Chaco pacientes de Salta o Jujuy. Algo que no tendría punto de comparación con la relación con Corrientes. Al otro lado del río no pueden cruzar ni sanos ni enfermos. Tanto que la Corte Suprema quiere saber qué pasa.

Los datos oficiales son una incógnita. Salvo el parte diario que lleva un conteo matemático de casos diarios es imposible tratar de comprender la marcha de la gestión sanitaria. Un punto cuestionable cuando de lo que se trata de es de mantener informada a la población.

Los números que están en discusión en este momento son los relacionados con la atención del sector público. Viendo la crisis policial en territorio bonaerense el gobierno del Chaco se apresuró a anunciar un incremento para la fuerza de seguridad. A un pequeño porcentaje de incremento al básico se incorpora una suma fija, en negro, de 5 mil pesos destinados al “refrigerio” de los hombres de la fuerza.

Ese monto debería evitar el papelón de tener que comprar 700 mil pesos en bizcochitos. Para atender la demanda de los sectores más acomodados y céntricos de la fuerza. El nuevo monto en negro constituye una verdadera “democratización” del refrigerio puertas adentro de la Policía. Sin embargo, se expone a la devaluación del valor por efecto de la inflación y el criterio arbitrario de quién dispone el pago.

La fórmula se repetiría con todo el sector público. De hecho, para los docentes que vienen cumpliendo un paro virtual de actividades se anunció el mismo porcentaje y una cifra, también en negro denominada “bonificación por conectividad”.

La semana que viene volverán a reunirse con UPCP, el principal gremio de la administración pública que rechazó la primera oferta y también con los judiciales.

Hubo un atisbo de reclamo policial en Resistencia. Un movimiento de retirados que logró hacer alguna bulla con impacto en un medio de comunicación de estrecho vínculo con la fuerza, pero así como la reacción oficial para contener el contagio de la protesta uniformada en la provincia sirvió para aplacar rápidamente los ánimos, parece haber adormilado la reacción política del gobernador Jorge Capitanich que a horas de desvanecerse a una manifestación claramente intimidatoria y con carácter de apriete en torno de la Quinta de Olivos, el primer mandatario chaqueño reaccionó y fustigó -acaso demasiado tarde- la marcha sediciosa.

Resultó extraño, Capitanich fue víctima de una manifestación de ese tipo cuando era jefe de Gabinete de Cristina Fernández en 2013, con inicio en Córdoba, pero también ramificación en el Chaco en donde un grupo de insubordinados prácticamente tomó de rehén a altos funcionarios del interinato de Juan Carlos Bacileff Ivanoff.

En cambio, sí estuvo el gobernador en la primera línea de los mandatarios peronistas que avalaron la reversión de un punto de coparticipación que por decreto dispuso el presidente Alberto Fernández para la Ciudad de Buenos Aires.

Otra vez, el “extraño caso de pegarle al dueño para que salten los chanchos”. Periodistas, legisladores del PRO pero representantes de la provincia de Buenos Aires cuestionaron mediáticamente y en las redes la medida acusándola de “inconstitucional”.

Horacio Rodríguez Larreta anticipó que irá a la Corte Suprema, pero no cuestionando las facultades del presidente, sino le transferencia de la Federal a la Ciudad ahora con fondos retaceados.

Si Mauricio Macri pudo hacerlo por decreto, Alberto también puede hacerlo. La cuestión del financiamiento a la Policía de la Ciudad es en todo caso, discutible. La Justicia es el terreno.

Finalmente Lavado I seré elevado a Juicio. El tramo provincial está todavía pendiente. Raro porque finalmente lo que resuelva la Justicia Federal dependerá de lo que haga la ordinaria. Sin delitos, podría no haber lavado. Los delitos precedentes deberán ser probados en la Justicia provincial.

Horacio Rey y Roberto Lugo, sobre ambos están puestas todas las miradas. Este juicio es crucial además para el avance de otras causas en las que están involucrados también otros dirigentes políticos y sindicales en el Chaco. Sería además el caso más importante desde la condena al ex vicegobernador Miguel Pibernus. Los delitos que se le achacan a unos y otros transforman en una nimiedad los hechos que se le imputaron al ex compañero de fórmula de Angel Rozas.

Pero lo que ahora se lleva toda la atención en la causa en la que está involucrado el Sindicato de Trabajadores Municipales. La sospecha de la existencia de una financiera que se dedicara a préstamos usuarios se transformaría en una investigación trunca si finalmente no se puede saber de dónde surgieron los fondos para implementar el negocio. En principio explica el nivel de vida de un grupo de dirigentes sindicales y algunos familiares, tocados en la causa Lavado II. Hay mucho para encontrar si se tiran los hilos. Sobre todos fondos en negro, claro que mucho más abultados que los que el Gobierno está dispuesto a liberar para aplacar el ánimo de las demandas de los gremios del sector público.