PANORAMA SEMANAL: Inseguridad a la vista

ChacoHoy - 02/08/2020

 

El Gobierno nacional, y especialmente el de la Provincia de Buenos Aires han comenzado a justificar la ausencia de controles policiales para garantizar el cumplimiento de la cuarentena, en la necesidad de destinar esos efectivos a sus tareas específicas relacionadas con el combate a la inseguridad.

En la Provincia del Chaco no se han establecido las mismas justificaciones, sin embargo, es notorio que las fuerzas de seguridad, salvo algunos sectores afectados específicamente, han comenzado a desatender el control de la movilidad durante la pandemia para abocarse a su cometido típico.

Lo hacen en momentos en que la gente ha pasado a la iniciativa. El episodio del fin de semana en el barrio Italo Argentino lo esta patentizando. La cuestión de la seguridad está patentizándose. La necesidad de prevención superando a la de represión. Los hechos policiales se multiplican. El caldo de cultivo que engendra la catástrofe económica que la pandemia está empujando empieza a aflorar con hechos graves.

Los vecinos se enfrentan entre ellos, mientras se nota la ausencia de la autoridad. Los funcionarios aciertan en el diagnóstico, pero están lejos de las medidas. “Hay una sensación de relajación que nos está tocando a todos, le toca al empleador y al trabajador; a todos. Es lo más preocupante porque si nos relajamos vamos a estar complicados. Tenemos que hacer un esfuerzo para que todos cumplan lo que corresponde porque si no vamos a tener un alto nivel de contagio”, dijo ayer el ministro de Gobierno, Juan Manuel Chapo. La conclusión es que todos saben lo que pasa.

El intendente Gustavo Martínez precintó los juegos en las plazas del centro. En los barrios la cuestión sigue igual. Mientras la AFA y el Ministerio de Salud de la Nación postergan un encuentro para la semana que viene para ver cuándo retornan las prácticas del futbol profesional, en la provincia del Chaco y en su capital, Resistencia, todas las canchitas de barrio tienen picados. Incluso con público. Las fuerzas de seguridad miran para otro lado. “No son niñeros de nadie” justifican, pero esta semana se habilitó el transporte público y la policía sube a los micros a ver si los que viajan están habilitados o no. Niñeros sólo para los viajan al centro.

No lo son, pero el Estado está para algo. La Legislatura sancionó la ley que obliga a internar a pacientes leves en establecimientos no hospitalarios. Se buscaba aislamiento y atención de Covid-19 confirmados, conforme los criterios epidemiológicos de la autoridad sanitaria provincial. Sin embargo, dos de ellos fueron encontrados en el centro. Mientras el Gobierno alquila el Centro de Convenciones.

Algunos aprendieron con tanto encierro otros no. Por eso el presidente de la Nación, Alberto Fernández, otra vez flanqueado con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof insistió en un pedido a los jóvenes para que no se junten en encuentros clandestinos. Afirman que ahí está la clave del problema.

En el Chaco la situación fue tan crítica desde el caso 0 que parece que ahora que la cuarentena está flexibilizada los casos están “estabilizados”. Las esperanzas están puestas en la vacuna que Estados Unidos, Inglaterra, China y más recientemente Rusia vienen poniendo como cerca de doblar la esquina y en las “proyecciones y estimaciones” que hacen algunos ministerios, como el de Salud de Córdoba. El Comité Operativo de Emergencia (COE) analiza que mediados de agosto llegará el pico y la curva que viene incrementándose fuerte en las últimas semanas comenzará tomar una dirección descendente.

La apreciación tiene escaso rigor científico y si bien está aclarado que es una “proyección” que puede no cumplirse, el peso se lo da el organismo que la deja trascender. Córdoba era uno de los modelos que había elegido Resistencia para interesarse por el sostenido control que había ejercido la Docta sobre la pandemia, que ahora parece haberse escapado también allí.

Jujuy, una de las primeras jurisdicciones en abrir fuertemente las actividades está ahora cerrando también todo con la misma fortaleza. Desplazó al Chaco en cantidad de casos en los últimos días. No un mérito, pero no era una tarea sencilla.

En el parte oficial del Ministerio de Salud de la Nación del sábado a la noche el número de fallecidos dio un respiro. Pero los fines de semana ya han demostrado que son de los más flojos en cuanto a la estadística. No desde lo real sino desde lo procedimental.

La cantidad de casos se ha “amesetado” pero con cifras muy altas. En su última aparición Alberto Fernández dejó entender que el número de fallecidos va a crecer. Los guarismos van a incrementarse cuando empiezan a reflejar el promedio de casi 5 mil casos diarios de las últimas semanas.

Cuando esos números comiencen a impactar llegará la mitad de agosto. Si las proyecciones cordobesas están acertadas serán el dato que aplaquen las malas noticias. Pero también aumentará el reclamo que comenzó ahora, el de la seguridad y seguirá luego, casi pegado, el de la reactivación económica. Las respuestas que habrá que ir elaborando para la continuidad de la desescalada.

 

Foto Captura de Video de Portal Móvil