PANORAMA SEMANAL: La intervención sanitaria nacional

ChacoHoy - 07/06/2020

 

El jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, y fundamentalmente la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, vinieron a la provincia del Chaco y pudieron ver de primera mano la situación en relación con la expansión de la pandemia que consolida a esta jurisdicción como la tercera más preocupante detrás de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense.

Es de esperar a partir de este relevamiento un decisivo apoyo nacional ayude a poner al Chaco más o menos en el contexto en el que se encuentra el 85% del país, fundamentalmente todas las provincias del interior. De hecho en medios nacionales se calificó esa presencia directamente como una intervención. El paquete de medidas que anunció el gobernador Jorge Capitanich en la noche del sábado revela también la influencia que tendrá ahora el Gobierno nacional en el combate a la pandemia en territorio provincial.

No se puede evitar relacionar eso con la trascendencia que tuvo la confesión del propio gobernador al aire en La Radio 104.7 cuando dijo que tenía un Gabinete que no estaba a la altura de las circunstancias, aunque fuera con la exculpación de que sus funcionarios no tienen experiencia para una realidad tan exigente como la actual.

En una conferencia en la que por primera vez no se aceptaron preguntas, los anuncios del Gobierno del Chaco mostraron el nuevo perfil que tendrá la política sanitaria en relación con el coronavirus. Se implementará el Plan Detectar en estos barrios en La Toma (Barranqueras), Santa Catalina; y en la Zona Sur: Centros de Salud Villa Libertad, Güiraldes, Santa Inés, Don Alberto, Don Andrés y Santa Rita.

Son medidas que ya se aplican en Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). De hecho, hasta el nombre. El Gran Resistencia ya se comenzó a llamar “AMGR”. Lo más notorio, la decisión de instalar lugares de alojamiento en hospitales públicos, sanatorios privados o algún otro sitio en el que puedan quedar aislados los pacientes con síntomas leves. El modelo de Horacio Rodríguez Larreta y sus hoteles.

Estas políticas bajan desde Buenos Aires. Contra lo que cuestionan los que pretenden embravecer las aguas en el estanque de la política, los gobiernos Nacional, de CABA y de la Provincia de Buenos Aires vienen trabajando de manera coordinada. Y unos y otros entienden que es el modelo a seguir. Apretando en alguna parte, flexibilizando en otra. Ahora lo anunció Capitanich también para el Chaco. La lucha contra los focos, se parece que la gestión de Axel Kicilloff en la denominada “Villa Azul”.

Con el discurso de la noche de este sábado parece que se ha comenzado a enfrentar el problema. Lo llamativo es que estamos cerca de los 90 días de cuarentena sin resultados. Esta fin de semana vence el plazo de 15 días que el propio gobernador se había impuesto cuando retrocedimos de la “fase 4” a la “fase 3”. Los números no mejoraron. Para Capitanich el problema fue lo que ocurrió en los últimos tres días.

Otro pasaje altamente sugestivo, fue cuando pidió no comparar lo que ocurre en el Chaco con lo que pasa en otros lugares. Pero luego se tomó un tiempo para afirmar que las provincias que están mejor que la nuestra se lo deben a la “suerte”.

En tanto, los territorios más complicados por número de casos, como el AMBA no tienen el porcentaje de letalidad que el virus tiene en el Chaco. Según las cifras hasta el sábado 6 de junio, CABA tiene un 2.3%, la provincia de Buenos Aires un 3.2% y nuestra provincia tiene casi un 6% (5.9). En relación con la cantidad de casos, en el Chaco muere en doble de gente. En el Barrio Toba el porcentaje es más alto todavía, por encima del 8%.

A mediados de mayo Capitanich hizo una de sus conferencias más recordadas. Se lo notaba con mucho fastidio. Los números no lo acompañaban, como ahora. Ese día una periodista de Radio Libertad le preguntó: “Corrientes anunció que implementará tratamientos con plasma convaleciente para pacientes con diagnóstico de coronavirus. ¿Se está por hacer algo parecido aquí en la provincia?”.

El video todavía se puede ver en Facebook. La respuesta del primer mandatario provincia fue “La provincia del Chaco va a hacer lo que las autoridades sanitarias, a través del comité de expertos recomienden. No va a aplicar ningún protocolo exclusivo, excluyente, o fuera del protocolo nacional, recomendado por autoridad sanitaria. Entendemos que no se puede especular, no se puede establecer mecanismos alternativos o probatorios, porque entendemos que la gravedad de esta pandemia a nivel mundial amerita seriedad extrema respecto a las decisiones que se tomen. Nosotros, vuelve a ratificar la posición de la provincia del Chaco, la provincia del Chaco cumplirá estrictamente los protocolos recomendados por la autoridad sanitaria y de la organización mundial de la salud, no va a hacer nada que no esté encuadrado en esa normativa”.

Según datos oficiales el 14 de mayo Chaco tenía 24 muertos, ahora el 6 de junio la cifra se estiró a 62 fallecidos. El Gobierno prefirió afirmar que se debía a que en el Gran Resistencia circulaba “una cepa de mayor virulencia”.

Ayer el co-director del Hospital Perrando, Daniel Pascual dijo al Canal Ciudad TV que a partir del lunes se comenzará a trabajar en un protocolo de aplicación del tratamiento con plasma en el nosocomio.

La gran cantidad de casos que tiene Chaco tiene una contrapartida, más de 400 personas que se recuperaron del COVID-19. Potencialmente hay una importante cantidad de donantes de plasma. Contraponiendo lo dicho por Capitanich a mediados de mayo y lo que ahora dice Pascual ¿el tratamiento con plasma en el Chaco es un recurso oficial del Ministerio de Salud Pública?

La iniciativa pudo haber surgido como una última alternativa al cuadro de salud de un conocido profesional que está ahora en terapia intensiva en el Hospital Perrando. Su donante, sería un colega recuperado del mismo nosocomio. “Tenemos un colega que se contagió y está en terapia ahora. Se le hizo plasma el jueves y tengo entendido que entre hoy y mañana le hacen una segunda unidad de plasma”, comentó Pascual.

Si no es oficial, es apenas un reflejo de la descoordinación que es de esperar que el Gobierno Nacional venga a solucionar ahora. El tratamiento en cuestión no es algo nuevo en el país, en Corrientes se comenzó a estudiar hace más de 20 días. En Buenos Aires, la Fundación Infant, dirigida por Fernando Polack, viene trabajando en un estudio con repercusión internacional sobre 210 pacientes, pero en etapas más tempranas que lo que está ocurriendo en el caso que reveló el Dr. Pascual.

Pascual dijo también desde el lunes se va a comenzar a armar un protocolo para todos los pacientes. En temas de coronavirus prácticamente todo está para inventarse.