PANORAMA SEMANAL: Quinielas e iglesias para el sector más crítico del COVID-19 en el Chaco

ChacoHoy - 10/05/2020

 

Periódicas y extensas conferencias del gobernador Jorge Capitanich no alcanzan para analizar detenidamente el avance del COVID-19 en la provincia del Chaco. El discurso del primer mandatario no siempre tiene la didáctica que el ciudadano común precisa. El dato oficial difundido masivamente tiene que servir como herramienta de análisis para una mayoría de chaqueños que teme por su salud quedándose en casa y para un sector minoritario que desdeña todas las recomendaciones, por puro irresponsable o por descreído de la magnitud del problema.

La falta de masividad de información oficial y confiable es el caldo de cultivo que llevó a la irritación al presidente Alberto Fernández. Allí prenden todas las operaciones de los sectores políticos más interesados en sacar una ventaja política o desgastar al gobierno que en cuidar a la población del avance del coronavirus.

Hay que reconocer que en la provincia la oposición es más medida. Igualmente, cuesta creer que los sectores opositores en la provincia, especialmente los que más contacto tienen con la gente a través de las redes sociales, no tengan una elaboración propia de la marcha de la pandemia en la provincia, huérfanos –pero en silencio- de datos que le permitan llevar sus propia estadísticas.

Casi de lo mismo adolece la prensa a la que se le dificulta la tarea de llevar adelante un análisis pormenorizado de la situación.

Sería riesgoso que la misma anomia afectara también al municipio de la capital provincial el conglomerado más importante del norte del país afectado por el COVID-19. Sin esos datos la Municipalidad tiene que tomar medidas que permitan la vuelta a la circulación del 75% de los vecinos.

Capitanich divulgó en la conferencia de prensa de este sábado que el impacto que tuvo en el incremento de contagios los denominados “clúster” o conjunto de personas que se vieron afectadas por la enfermedad a partir de una raíz común. Los casos más lamentables son precisamente centros de salud en los que se espera mayor cuidado para evitar la propagación. Así se reconoció que el foco más grande es el Hospital Perrando, seguido del centro de diálisis Fresenius y los sanatorios Modelo y Chaco.

Aun así ello no explica ni la mitad de los casos en la provincia. Estando en Villa Ángela reconoció que las cosas estaban complicándose en barrios vulnerables como el Toba, Chelliyí y La Rubita. De los dos populosos barrios con población indígena de la capital chaqueña volvió a hacer mención en la conferencia de este sábado. Del asentamiento ya no habló más.

Los casos importados ya son pasado, bastante antes de que termine marzo y en relación con el número actual de casos, fueron ínfimos. No parece congruente con la penalización que pretende el fiscal federal Patricio Sabadini en relación con el Caso 0. No por negarle los méritos que tienen sus acusadas, pero si tiene que ver con la expansión del coronavirus en el Chaco, está claro que las responsabilidades son más públicas que particulares.

De hecho todas las provincias, salvo Formosa y Catamarca tuvieron Casos 0 pero no a todas pelean un lugar en el podio nacional como el Chaco, incluso grandes distritos como Santa Fe.

Tal vez por eso, a pesar de que la provincia entera ingresó en la Fase 4 que debiera permitir el levantamiento de restricciones para el 75% de la población las novedades sean el funcionamiento de las agencias de quiniela y de las misas o eventos religiosos en iglesias o templos que no pueden ocupar más del 33% de su capacidad.

En el caso de las agencias de juego hay un sector económico que está paralizado. Pero no apunta a mover mucho si los grandes juegos Telekino, Loto o Quini Seis no arrancan también y eso, no depende de decisiones que se tomen en Lotería Chaqueña.

A riesgo de cierto agnosticismo hay que decir que los servicios religiosos nunca se suspendieron y que por medios electrónicos llegaban a los fieles. El impedimento de contacto físico abre además un interrogante enorme sobre cómo comulgar en la fe católica.

Muchas otras actividades ya se abrieron. Quizás faltaba el movimiento que ahora se facilita para darle impulso. Está por verse.

Claros interrogantes dejó la posibilidad de “salidas recreativas” en el área del Gran Resistencia. La información oficial y el propio Capitanich afirmó en la conferencia que “no se recomienda”. “No se sugiere”. ¿Acaso quedó en manos de la voluntad de los particulares? ¿Acaso en la de los intendentes? Se verá de aquí al lunes.

La administración pública continuará en receso. El Superior Tribunal envía una señal a los sectores de abogados que están denunciando con fuerza la “paralización” de la Justicia. Anuncia una reunión de acuerdos “virtual” que se realizará el lunes. Pero en su última acordada había dispuesto el receso hasta este domingo. O el lunes van todos jueces y empleados y se transforma en un día normal o no va nadie. Hay un vacío que si fuera por el temor al COVID-19 nadie está dispuesto a llenarlo.