Rolando Núñez: El Ministerio de Educación “es un paraíso fiscal”

ChacoHoy - 03/04/2018

 

En declaraciones radiales, el coordinador del Centro Nelson Mandela recordó los 500 millones anuales que Capitanich había sostenido que le costaba la corrupción e ineficiencia en el Ministerio de Educación y destacó el rol de la Fiduciaria del Norte en la operatoria.

En el marco de los allanamientos que la Justicia Federal habría realizado en el Ministerio de Educación, Núñez recordó que “en su momento, el ex gobernador Capitanich había sostenido que la corrupción, el tráfico de influencia y la burocracia en el Ministerio de Educación habría significado 500 millones de pesos”.

“Esas manifestaciones difundidas por los medios de comunicación podría haber sido incorporada a la causa y se está investigando”, dijo Núñez en declaraciones radiales. “Yo calculo que están investigando la gestión del exministro Teté Romero, de la gestión Capitanich, y la del siguiente, el ex ministro Sergio Soto, exsecretario de uno de los gremios docentes más activos, Utre-Ctera”, expresó.

“En ese Ministerio la corrupción es estructural en el área administrativa”, sentenció Núñez y aseguró haber encontrado “recibos de pago de alquileres disfrazados como comodatos, de un inmueble donde funcionaba el Partido Justicialista de Barranqueras. Ante la consulta asombrada de la periodista que lo entrevistaba, indagando “y la plata de donde salía para para pagar el alquiler del Partido Justicialista?”; Núñez respondió sin rodeos: “Del Ministerio de Educación”.

“Ese Ministerio es un paraíso fiscal; salvo la cuenta sueldos, el manejo del resto era absolutamente discrecional”, prosiguió el responsable del Centro Mandela y aseguró que “los fondos nacionales que venían para mejoramiento de instalaciones de establecimientos educativos, el Ministerio los transfería a la Fiduciaria del Norte para que administrara esos fondos para pagar a las empresas constructoras, le transfería todos los fondos y la Fiduciaria del Norte les pagaba con cheques posdatado a las empresas y esos fondos los ponían en la timba financiera”.

“Salvo la cuenta sueldos”, prosiguió Núñez, “todos los fondos destinados para la compra de bienes y servicios, para el pago a prestadores, contratistas, proveedores, de acuerdo a la Ley del Control Financiero del sector público, eran manejados por las Direcciones de Administración de cada Ministerio, Secretaría u Organismo del Estado, todo ese flujo de fondos pasó a la Fiduciaria”.

Fuente: Solo Chaco